La disciplina de sus ciudadanos: la clave con la que Portugal ha frenado el coronavirus