La mujer rociada con sosa caústica recibe un mensaje de su agresor: “Me ha mandado una cara sonriente”