Joaquín Prat empatiza con un contagiado que lleva 10 días intentando contactar con su ambulatorio: “¡Manda narices!”