Miles de jóvenes salieron a las calles del mundo para protestar por el cambio climático