Los conductores kamikazes provocan una media de 150 accidentes y 25 muertes al año