Boris Johnson utiliza el discurso de la Reina Isabel II para hacer campaña