El volcán de La Palma sigue muy virulento: surge una nueva boca mientras avanza la lava del cono principal