La lava del volcán de La Palma transporta bloques de roca del tamaño de una casa de tres pisos