Austria confina a las personas no vacunadas del coronavirus mayores de 12 años, un 35% de su población