Tranquilidad en Cataluña tras una semana de violentas protestas