Las desoladoras consecuencias para España de perder el turismo británico: 4.000 millones en pérdidas y mucho paro