Dos desaladoras llegan a La Palma, última esperanza para los agricultores: “Si no regamos, perdemos toda la producción”