Algunos palmeros vuelven a sus casas pese al peligro por la erupción del volcán: “No tenemos dónde ir”