Fernando convivió 15 horas con el cadáver de su padre: “Yo mismo le cerré los ojos”