El dueño del Museo del Mosquito, en contra de exterminar la plaga que está asolando a Castellón