De aluminio, de plástico: en qué objetos muere o vive más tiempo el coronavirus