La supervivencia del sector lácteo en el futuro depende de la búsqueda de soluciones que fomenten el relevo generacional