El sector lácteo demanda soluciones reales para contrarrestar la situación de la España vacía