Los fantasmas del palacio de Benifayó aterran al equipo de ‘Cuarto milenio’: “¡Lo tengo justo delante! ¡Corre!”