Iker Jiménez recuerda el caso de la mujer vallisoletana que se encontró con un extraño ser en los años setenta