España se proclama campeona del mundo de baloncesto tras ganar a Argentina (75-95)