Rudy Fernández levanta al cielo de Pekín la segunda Copa del Mundo para España