Rodrigo Cuevas es todo un artista: ha conseguido unir el mundo rural con el cabaret