¿Un consolador rural o un caza topos? ¡Jesús Calleja alucina!