Un clásico de Maraña: todo el pueblo tiene que buscar al caballo del alcalde cuando se pierde