La familia Calderón es algo atípica: "Mis hijos nacieron en casa, dormimos todos en la misma habitación"