Una ronda de besos y abrazos hace llorar de emoción a la delegación japonesa y Calleja flipa: “Les ha parecido muy humano”