Los japoneses alucinan con el proceso de fabricación del aceite y con la botella de ‘Volando voy’