Willy Jetman Astromonkey’s Revenge: el gusto por lo clásico