El cine y los videojuegos nunca han estado tan cerca como ahora. ¿Sabes por qué?