Ábrete camino hacia lo más alto de la política a punta de pistola: jugamos a Not a Hero