La trampa legal de Vox para hacer llegar su propaganda electoral a todos los españoles: mandarla de forma genérica y no personalizada