Vecinos y comerciantes, indignados tras los disturbios: "¡¿Qué culpa tengo yo de esto?!”