Risto recoge sus cosas y bromea con marcharse a casa ante la incertidumbre de un posible confinamiento en Madrid