La reina Letizia prefiere la música clásica antes que el pop, el trap o el reggaeton