No son una moda: el máximo que se ha llegado a pagar por un NFT han sido 69 millones por una obra de Beeple