Margarita, costurera octogenaria que fabrica mascarillas, se emociona con el apoyo de la audiencia: “No puedo ni hablar”