Risto alucina con la confesión del gerente de una distribuidora: “Tenemos miles de mascarillas pero no sabemos dónde mandarlas”