Los manifestantes del Barrio de Salamanca no cumplen las normas: sin distancias y reuniones entre amigos