Las revueltas en Cataluña, un foco de fake news