El intercambio de pulseras de Castelo con Laura Borràs: le da una de España y recibe una amarilla