Las cosas del directo: el momento bolígrafo de Errejón