Ni 15 segundos: el tiempo que los partidos más dispares de Gran Canaria tardan en acordar, por unanimidad, subirse el sueldo