El propietario de la única empresa privada en Marinaleda: “Tengo miedo de Gordillo”