La empresa que levantará la lápida de Franco ha recibido amenazas