Marta Flich enseña “el arma de destrucción masiva que se ha llevado por delante a Eduardo Inda”