Monedero contribuye al “calentamiento global" con un inesperado desnudo, que no es el único