Adriana, comerciante de Atocha que se ha encarado con el ministro Ábalos, entre lágrimas: “No sé de qué voy a vivir”