La dura adolescencia de Ruth y los trastornos alimenticios la llevaron a autolesionarse: “Me llegué a clavar tijeras y agujas”