Jesús Calleja alucina con las estrictas medidas de seguridad del Centro de Investigación en Sanidad Animal: “Esto parece Guantánamo”